Árbol de Garoé… (La fuente de la vida)

  • 3.293 visitas
  • VN:F [1.9.10_1130]
    Valoración: 9.0/10 (15 votos totales)

    El siguiente texto, extraído de la obra del franciscano Fray Juan de Abreu Galindo  “ Historia de La Conquista de Las Siete Islas Canaria “ (1602) será la primera referencia digna del crédito sobre la existencia del mítico árbol desaparecido en 1610.

    Este lugar y término donde está este árbol se llama Tigulahe. El cual es una cañada que va por un valle arriba desde la mar a dar a un frontón de un risco. Donde está nacido en el mismo risco el Árbol Santo que dicen llamarse en su lengua Garoe: el cual por tantos años se ha conservado sano, entero y fresco:  cuyas hojas distilan tanta y tan continua agua que da de beber a la isla toda. (…) y no se sabe qué especie de árbol sea más de que quieren decir que es til. Está sólo. Sin que de su especie haya otro árbol allí (…) La manera que tiene en el distilar el agua este árbol Santo o garoe es que todos los días por las mañanas se levanta una nube o niebla del mar cerca de este valle. La que va subiendo con el viento Sur o dar en el frontón: y como halla allí este árbol espeso de muchas hojas asiéntase en él la nube o niebla y recógela en sí y base deshaciendo y distilando por las hojas todo el día. Como suele hacer cualquier árbol que después de pasado el aguacero queda distilando el agua de recogió.

    Texto grabado sobre placa de cobre actualmente al pie de emplazamiento del Garoé, derribado por un temporal en 1610 según rezan los escritos.

    Árbol de Garoé... (La fuente de la vida), 9.0 out of 10 based on 15 ratings

     

    1 Comentarios

    1. Toni dice:

      “Canaria hay una entre las otras en la que no se encuentra ni una gota de agua de naciente, sino que al medio día se ve bajar una nube del cielo y circunda un gran árbol que está en dicha Isla, destilando por sus hojas y ramas mucha agua; y al pie de dicho árbol está aderezada a guisa de fuente una fosa, donde cae el agua, de la cual los hombres habitantes y animales, tanto domésticos como selváticos, cada día de esta agua y no de otra abundantísimamente se saturan”.
      Antonio PIGAFETTA: Viaggo a torno il Mondo
      Ramussio, 1563. – Edición moderna de Ed. Manfroni, Milán, 1929

      VA:F [1.9.10_1130]
      Rating: 5.0/5 (1 vote cast)

    Dejanos tu comentario

     
     




     

     

    Publicidad

    Publicidad

    Publicidad